40 Ejemplos de Bienes durables y no durables

Bienes durables y Bienes no durables

La economía clasifica los bienes en diferentes categorías, cada una de las cuales incluye a su vez otros grupos. Una de las más abarcativas es la división entre los bienes de capital, preparados para ser utilizados en la producción de otros bienes, de los bienes de consumo cuyo destino es únicamente el de satisfacer las necesidades de los usuarios. Estos últimos tienen dentro una división fundamental entre los bienes de consumo durable y los de consumo no durable.

El eje de esta diferenciación radica en que algunos de los bienes son consumidos en un momento específico (pudiendo ser en el momento exacto de la transacción o luego de ella), y otros por el contrario continúan su uso a lo largo de un período cierto o incierto de tiempo, pero relativamente largo.

Si bien la división puede parecer menor, en la producción de bienes la diferencia es fundamental. Es que los productos cuyo consumo pretende no ser duradero, presentan un atractivo para el usuario por medio de las estrategias más convencionales, las de las características o las promesas de proveer una utilidad muy importante para el usuario.

El cliente, consciente de que elige el producto por el valor que le da al consumo momentáneo, solo volverá a consumirlo en la medida de su conformidad con la prestación que tuvo. En los bienes no duraderos, en cambio, aparece la cuestión de la calidad del producto, pero también de su continuidad en el tiempo. La posibilidad de seguir utilizando el bien a lo largo del tiempo es un valor en sí mismo, y la sola calidad alta no conformará al usuario.

Uno de los intereses mayores de la economía es el de las fallas del mercado, es decir las situaciones en las que las transacciones particulares no llegan al mejor de los puertos posibles. Entre esas fallas aparecen los problemas de información, en los que dos protagonistas de una transacción no tienen igual concepción del producto en su totalidad, más allá de las simples características. Los bienes duraderos son un ejemplo de esto, porque la sola presentación del bien no basta para conocer el tiempo en el que se prolongará su uso.

En los bienes duraderos de menor valor, la experiencia del cliente sirve para identificar el verdadero potencial del producto, pero cuando se trata de bienes de mucho valor suelen utilizarse garantías que son compromisos del vendedor por una extensión de la calidad del producto: la garantía no puede tener un costo adicional, pues estaría reconociendo que el bien no puede ser consumido durante el tiempo que se lo presenta.

La división de bienes según el tiempo del uso deja una categoría intermedia, que son los bienes que se van consumiendo a lo largo del tiempo, pero que son construidos con ciertas ‘medidas’ o tamaños para que se gaste con ese propósito. Para evitar esta categoría intermedia, se establece la frontera de los tres años como límite para que un bien se caracterice como no duradero, a partir de lo que se trata de un bien duradero. Se enumeran dos listas de cada uno de ellos.

Ver además: Ejemplos de bienes de consumo

Ejemplos de Bienes no duraderos

  1. Carne
  2. Pescado
  3. Pasteles
  4. Bebidas alcohólicas
  5. Frutas
  6. Café
  7. Gaseosas
  8. Cuaderno
  9. Medicamentos
  10. Base de maquillaje
  11. Caramelos
  12. Fruta
  13. Desodorante
  14. Cremas hidrantes
  15. Verdura
  16. Lapiceras
  17. Verduras
  18. Crema de enjuague
  19. Jabón
  20. Detergente

Ejemplos de Bienes duraderos

  1. Heladera
  2. Televisor
  3. Remera
  4. Lavarropas
  5. Balones
  6. Cascos
  7. Viviendas
  8. Juguetes
  9. Automóvil
  10. Botines
  11. Joyas
  12. Muebles
  13. Barcos
  14. Lavavajillas
  15. Teléfonos celulares
  16. Textil
  17. Calzado
  18. Libros
  19. Películas
  20. Microondas

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "40 Ejemplos de Bienes durables y no durables". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/40-ejemplos-de-bienes-durables-y-no-durables/