20 Ejemplos de Sustancias Puras y Mezclas

Sustancias puras

Toda la materia que conocemos del universo puede clasificarse de acuerdo a su constitución en dos categorías: las sustancias puras y las mezclas.

Las sustancias puras son aquellas que están constituidas, en principio, por un único elemento químico o por los elementos básicos que integran su estructura molecular, en caso de ser un compuesto.

Una sustancia pura conserva siempre las mismas propiedades físicas y químicas, por lo que responde siempre de idéntica manera a un estímulo o reacción determinados, como pueden ser el punto de ebullición o la densidad.

Las sustancias puras, entonces, pueden ser monoatómicas (como el Helio puro), también denominadas sustancias simples porque no pueden dividirse en sus componentes; o sustancias compuestas (como el agua: hidrógeno + oxígeno), pues incluyen una proporción fija y estable de elementos básicos que la conforman.

Eso sí, una sustancia pura siempre carecerá de añadidos suplementarios o de cualquier tipo de contaminante que altere su estructura fundamental.

Ejemplos de sustancias puras

globos inflados - helio sustancia pura

  1. Helio puro. Contenido en estado gaseoso en el relleno de los globos de fiesta, o entre los componentes de las reacciones nucleares del hidrógeno, ya que se trata de un gas noble, es decir, de un gas con bajísima reactividad y que por lo tanto no suele combinarse con otras sustancias para formar nuevas estructuras químicas.
  2. Agua pura. A menudo referida como agua destilada, se la obtiene mediante procesos de laboratorio para evitar que diluya cualquier otra sustancia ambiental (ya que el agua es el mayor solvente conocido). Se trata, así, de agua constituida únicamente por átomos de hidrógeno y oxígeno (H2O), nada más.
  3. Oro puro. El oro puro, de 24 kilates, es un bloque elemental único, constituido por átomos de oro (Au) única y exclusivamente.
  4. Los diamantes. Aunque no lo parezca, los diamantes, una de las materias más duras conocidas, están compuestos por átomos de carbono (C) únicamente, dispuestos de una manera tan particular que sus enlaces resultan casi irrompibles.
  5. El azufre. Este elemento de la tabla periódica se halla en muchas sustancias simples o compuestas, ya que es un elemento muy reactivo. Así, podemos nombrar el ácido sulfúrico (H2SO4) como una sustancia pura, a pesar de que contiene átomos de hidrógeno, azufre y oxígeno, ya que se comportan como una sola y única sustancia.
  6. El ozono. Un compuesto de rara aparición en nuestro ambiente cotidiano, pero abundante en las presiones y temperaturas de la alta atmósfera, es el ozono. Consiste en una molécula semejante a la del oxígeno, pero de tres átomos de dicho elemento (O3) y se emplea a menudo, justamente, para purificar aguas.
  7. Benceno (C6H6). Un hidrocarburo, es decir, una unión de átomos de carbono e hidrógeno, incoloro, inodoro, inflamable y tóxico, pero obtenible en estado de pureza, conservando sus propiedades y reacciones.
  8. Cloruro de sodio (NaCl). La sal común, la que tenemos en casa, es una sustancia pura compuesta. Se integra por dos elementos: cloro y sodio. En cambio, cuando la añadimos a la sopa, formará parte de una mezcla bastante compleja.
  9. Dióxido de carbono (CO2). El gas que expulsamos luego de la respiración y que las pantas requieren para sus labores de fotosíntesis. Compuesto por carbono y oxígeno, suele estar disuelto (mezclado) en la atmósfera junto a otros gases, pero cuando es tomado por las plantas o se fabrica en laboratorio, se halla en estado puro.
  10. El grafito. Otra de las apariciones puras del carbono, semejante al diamante químicamente, aunque no tanto en lo físico. Está compuesto por átomos de carbono únicamente, en una alineación molecular mucho más débil y maleable que la de los diamantes.

Mezclas

Las mezclas son la combinación de dos o más sustancias puras, en proporciones variables y reteniendo muchas de sus propiedades individuales, obteniendo así una sustancia mixta cuyos componentes pueden ser escindidos mediante métodos físicos y/o químicos.

De acuerdo al modo de interacción de dichos componentes, las mezclas pueden ser de dos tipos:

  • Mezclas Heterogéneas. En ellas se puede observar, ya sea a simple vista o con aparatos de laboratorio, la presencia de los elementos mezcados, ya que se distribuyen de manera irregular, o en fases discernibles. Éstas mezclas pueden ser, a su vez, suspensiones (partículas físicas observables en el solvente) o coloides (las partículas físicas son tan diminutas que no son observables con facilidad, y se hallan en constante movimiento y choque).
  • Mezclas Homogéneas. Los elementos que constituyen estas mezclas se distribuyen de manera muy uniforme y no pueden ser discernidos a simple vista. Se las denomina a menudo disoluciones químicas o simplemente soluciones, ya que sus componentes (soluto y solvente) no son fácilmente separables.

Soluto y solvente

Las soluciones son mezclas homogéneas, es decir, indiscernibles; pero sus componentes se denominan soluto y solvente de acuerdo a la proporción mayoritaria del segundo respecto al primero.

Por ejemplo:

Si en un líquido A se añaden unos pocos gramos del sólido B, puede que se disuelvan y no podamos verlos a simple vista, como sí podremos hacer todavía con el líquido que los contiene. No obstante, si evaporamos dicho líquido, los gramos del sólido quedarán en el recipiente que contenía la solución. A este tipo de procesos se los denomina métodos de separación de la materia.

Ejemplos de mezclas

mezclas - Gelatina

  1. La gelatina. Esta mezcla coloidal de colágenos provenientes de materia cartilaginosa animal, se compone mezclando agua y un sólido en presencia de calor. Una vez obtenida una mezcla uniforme (homogénea), se la enfría para solidificar y se obtiene el consabido postre infantil.
  2. Los gases de la cocina. Usualmente una mezcla de propano y butano, los gases que empleamos para encender la cocina o el horno no son discernibles (mezcla homogénea) y comparten su punto de ignición, pero perfectamente podrían ser separados en laboratorio aprovechando algunas diferencias químicas o físicas entre los dos.
  3. El aire ambiental. Llamamos aire a una mezcla indiscernible de gases, entre los que figuran muchos monoatómicos (Oxígeno, Hidrógeno, etc.) y otros compuestos. Si bien a simple vista no son distinguibles, es posible separarlos en laboratorio y obtener cada uno en estado puro.
  4. El agua del mar. El agua marina dista mucho de ser pura: contiene sales, sustancias compuestas producto de procesos químicos, residuos químicos de la vida o de las actividades humanas, en fin, es una mezcla más o menos uniforme de sus componentes. Sin embargo, si ponemos agua de mar a secar al sol, obtendremos en el fondo del recipiente la sal a medida que el líquido se evapore.
  5. La sangre. En la sangre se hallan disueltos un sinfín de sustancias orgánicas, células, enzimas, proteínas, nutrientes y gases como el oxígeno. Sin embargo, en una gota no podemos discernir nada de ello, a menos que la veamos a microscopio.
  6. La mayonesa. La mayonesa es una salsa emulsionada fría, mezcla de huevo y aceite vegetal, ninguno de los cuales es, a su vez, una sustancia pura. Así que se trata de una mezcla muy compleja de sustancias complejas en la que resulta imposible discernir sus componentes.
  7. Azúcar en un vaso de agua. En principio, el azúcar es soluble en agua, por lo que podemos perder de vista sus cristales a medida que los echemos dentro del vaso y revolvamos con una cucharilla. No obstante, si seguimos añadiendo (saturando la solución), lograremos un margen de concentración tal que el exceso de azúcar permanezca en el fondo, es decir, no forme más mezcla.
  8. Agua sucia. El agua contaminada con tierra u otras sustancias de desecho permite ver a simple vista muchos de los solutos que enturbian su transparencia. Estos elementos se hallan en suspensión dentro del líquido, por lo que pueden ser removidos mediante un proceso de filtrado.
  9. El bronce. Como todas las aleaciones, el bronce es la unión de dos metales distintos, como son en su caso el cobre y el estaño (sustancias puras). Esto permite la construcción de piezas metálicas no demasiado estables, ya que sus átomos no construyen enlaces permanentes, y por lo tanto maleables y dúctiles, pero resistentes. La invención del bronce fue una verdadera revolución para la humanidad antigua.
  10. Arroz con frijoles. Por más que los revolvamos en el plato o en la olla, los frijoles y el arroz serán discernibles a simple vista, si bien los comamos en conjunto para gozar de su sabor combinado. Esta es una mezcla muy heterogénea y perfectamente tamizable, si quisiéramos separarlos del todo.

Puede servirte

Pueden servirte:

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Cómo citar este contenido:

Enciclopedia de Ejemplos. (2016). 20 Ejemplos de Sustancias Puras y Mezclas. Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-sustancias-puras-y-mezclas/
Mostrar
Ocultar