20 Ejemplos de Metonimia

Metonimia

La metonimia es una figura literaria que consiste en no utilizar una palabra, y en lugar de ella utilizar otra que está ligada por alguna razón a ella. Es un mecanismo de sustitución, basado en una relación denominada de contigüidad, que es el eje del recurso pues está detrás de su utilización.

Dentro de las figuras literarias, se trata de una con un uso relativamente coloquial, y será frecuente verla en conversaciones entre personas que no son grandes conocedoras en literatura: mucho más extraño, por ejemplo, será ver en esos ámbitos otras figuras como metáforas o alegorías.

Para comprender esta relación, es frecuente que sea necesario que el emisor y el receptor compartan ciertos códigos de la comunicación, como se podrá ver en los ejemplos.

Tipos de metonimia

Son casos de metonimia, entonces, aquellos en los que tomar literalmente la oración y cada una de sus palabras no tendría sentido para nadie, pero sin embargo todos los participantes de la conversación saben que el sentido es otro. Se distinguen diferentes tipos:

  • Contenedor por contenido: Cuando se trata de comidas o bebidas, es frecuente que no sea necesario decir ‘el contenido de’, sino que simplemente con decir ‘me tomé un vaso’ se comprenda que lo que se bebió fue lo del interior de ese vaso.
  • Instrumento por artista: La crítica de diferentes disciplinas del arte se apoya mucho en este recurso, útil para evitar repeticiones. En vez de mencionar que se trata de quien utiliza el instrumento, directamente se dan valoraciones del objeto comprendiendo que recaen sobre quien lo ejecuta.
  • Concreto por abstracto (o viceversa): Algunas expresiones se valen de esto, cambiando palabras por otras de otra característica. ‘La santidad de Francisco’ para hablar de su condición de Papa, o bien ‘tiene buena cabeza’ para hablar de alguien con buena inteligencia, son ejemplos de esto.
  • Un lugar, por el objeto que en él se produce: Cuando se trata de productos típicos de un lugar, como un café, un chocolate o un vino, es frecuente que con decir el lugar en el que se produjo alcance para que el receptor comprenda de lo que se trata.

Ejemplos de metonimia

  1. Cuando ya quedaban pocos metros, logró conseguir el oro.
  2. ¿Has visto el ego de Marcelo esta semana? Se compró un Lamborghini.
  3. Si bien todos los músicos fueron fabulosos, en el concierto sobresalieron los metales
  4. Disculpe mozo, finalmente pediremos un Jerez.
  5. No es tan importante tener buena cabeza como dedicarse a estudiar.
  6. La casa blanca ya hizo declaraciones al respecto.
  7. Para nuestro aniversario, compraré un Tiffany.
  8. Por sus últimas películas, este actor ha ganado dos goyas.
  9. Según parece, tiene buenos pulmones así que se dedicará al deporte.
  10. ¿No tienes ganas de tomar una copa?
  11. Primero dijo que no tenía hambre, pero luego se comió dos platos.
  12. Debemos visitar el museo contemporáneo, porque hay un Frida Kahlo.
  13. Déjame tu teléfono y cualquier cosa te llamo yo.
  14. Aunque parezca muy antiguo, a mi me gusta leer a Shakespeare.
  15. Anteayer vi un hombre fumando una pipa, me pareció extraño en esta época.
  16. París y Berlín toman las decisiones más importantes sobre el Euro.
  17. Con solo diez años, ya juró lealtad a la bandera.
  18. Con la edad de tres años, ya heredó el trono: el país está convulsionado.
  19. La mejor pluma de la literatura universal es Cervantes.
  20. Quiero encontrarme a la salida con el saxo, es un maestro.

Puede servirte:

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "20 Ejemplos de Metonimia". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-metonimia/