20 Ejemplos de Lenguaje Kinésico

Lenguaje Kinésico

El lenguaje kinésico o lenguaje corporal es aquel que forma parte de la comunicación no verbal. Este es muy importante, generalmente actúa complementando al lenguaje verbal, pero en ocasiones puede tornarse tanto o más significativo que aquel.

El lenguaje kinésico comprende los gestos, la mirada y los movimientos del cuerpo, también la postura. Un abrazo, una caricia, un guiño de ojo pueden ser expresiones propias del lenguaje kinésico.

Existen campos de actividad en los cuales el lenguaje kinésico adquiere una enorme relevancia, como en la actuación. De hecho, durante un tiempo existió lo que se llamó “cine mudo”, que narraba historias solo a través de los gestos y movimientos de los actores (cuanto mucho, cada tanto aparecía algún letrero explicativo): Charles Chaplin, Buster Keaton o Mary Pickford son algunos de los exponentes más célebres del dominio del lenguaje kinésico.

Ejemplos de lenguaje kinésico

Van aquí algunos ejemplos de uso de lenguaje kinésico; se indica entre paréntesis su valor expresivo:

  1. Resoplar (fastidio, cansancio)
  2. Abrir y cerrar rápidamente los ojos (vergüenza, pudor)
  3. Suspirar (melancolía)
  4. Juntar las manos debajo del mentón a modo de rezo (súplica)
  5. Levantar el pulgar (aprobación)
  6. Guiñar el ojo (complicidad)
  7. Sacudir la mano hacia arriba y hacia abajo (equivalente a ‘apresúrate’)
  8. Sacudir la mano hacia uno mismo (equivalente a ‘acércate’)
  9. Cruzar el dedo índice por delante de los labios (equivalente a ‘silencio’ o ‘no lo divulgues’)
  10. Girar la cabeza de un lado a otro en sentido horizontal (negación).
  11. Mover la cabeza hacia arriba y hacia abajo (afirmación).
  12. Fruncir el ceño (contrariedad o ‘no entiendo’)
  13. Bostezar (aburrimiento, sueño)
  14. Taparse la boca con la mano (equivalente a ‘no lo debo decir’)
  15. Reír (alegría, comicidad)
  16. Sonreír (dicha, satisfacción)
  17. Llorar (congoja)
  18. Ruborizarse (vergüenza, incomodidad)
  19. Cruzarse de piernas (equivalente a ‘me tomo tiempo para esto’)
  20. Dibujar círculos con la mano sobre el abdomen (equivalente a ‘qué rico’ o ‘qué hambre’).

Características

En el marco del análisis del lenguaje corporal es importante tener en cuenta que no todas las culturas comparten sus códigos gestuales. Así por ejemplo, existen notables diferencias en lo gestual si se compara  la cultura del Lejano Oriente con la cultura occidental.

Todo aquello que rodea a la palabra se conoce como paralingüística, categoría que abarca las modalidades fónicas (incluidos silencios y pausas) y los sonidos fisiológicos o emocionales. Hasta la forma de vestirse y de maquillarse se agregan al paquete comunicativo del lenguaje kinésico.

El timbre y tono de voz así como su intensidad son parte importante de la comunicación no verbal. La mirada también lo es, no solo la mirada de quien habla, sino también la mirada de quien escucha. Dentro de lo fisiológico, por ejemplo, el bostezo a menudo se interpreta como aburrimiento o franco desinterés por lo que se está diciendo, mientras que el llanto claramente refleja dolor o tristeza, o incluso alegría o emoción.

En nuestra comunicación básica recurrimos con mucha frecuencia al lenguaje corporal: detenemos el colectivo estirando el brazo hacia adelante, pero llamamos al camarero levantando el brazo: son gestos culturalmente consensuados en un tiempo y lugar dados. También asentimos o negamos con movimientos de cabeza.

En un plano intermedio entre la comunicación verbal y el lenguaje kinésico se encuentran los denominados elementos cuasiléxicos: vocalizaciones u onomatopeyas que contribuyen a la expresividad del hablante pero que carecen de valor léxico per se; “Mmm”, “Uff” o “Pss” son algunos de estos elementos.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "20 Ejemplos de Lenguaje Kinésico". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-lenguaje-kinesico/