20 Ejemplos de Integridad

Integridad

La integridad es una denominación que recibe cualquier entidad en el caso de que esté en su forma original, es decir que esté compuesto exactamente como se espera que esté. Algo íntegro, entonces, es algo que posee todas sus partes intactas, es decir que está completo y no tiene fallas.

Si bien la denominación se utiliza con frecuencia para hacer referencia a las condiciones de los objetos, es más habitual que se la utilice hablando de la cualidad humana de la integridad, que replica en cierto modo lo que significa para hablar de cualquier ente.

Cuando se habla de una persona íntegra se está haciendo referencia al valor de vivir con una rectitud, bondad y honradez que se entienda como intachable, es decir de no tener ninguna circunstancia por la que pueda avergonzarse ni arrepentirse.

La integridad de la persona, análoga a la de los objetos, radica en guardar todas sus partes enteras, pero no en referencia a la parte exterior de su cuerpo sino más bien a su comportamiento, puesto que todo lo que piensa, lo que dice y lo que hace guarda un mismo sentido y una dirección.

La integridad y la disposición al cambio

La definición sugerida para la idea de integridad presta lugar a considerar que las personas que por alguna razón cambian de opinión o discurso, inmediatamente dejan de ser íntegras, lo cual cierra la puerta al valor (también positivo) de estar abierto a las ideas ajenas.

En rigor de verdad, no es el hecho de cambiar de opinión en sí mismo una prueba de la falta de integridad, sino la consideración de que el cambio de opinión se debió, más que a una genuina llegada a una conclusión alternativa, por un intento de sacar ventaja.

Cuando una persona ha construido una legitimidad y una confianza de la que nadie dude, nadie podrá considerar que un cambio de opinión suyo se debe a alguna otra razón que no sea la simple modificación en las opiniones.

Paradojas de la integridad

Dentro de las virtudes de las personas, la integridad está vista como una de las más importantes. Sin embargo, la vida en sociedad dispone que carecer de ella no sea razón para privar a una persona de la libertad, ni recluirla del resto de los habitantes: por el contrario, lamentablemente no es erróneo considerar que, al menos en algunos países, las personas que no prestan demasiada intención a su integridad habitualmente tienen mayores posibilidades de llegar al éxito en algunos rubros entre los que está la política.

Esto sucede porque las tentaciones con respecto a la hipocresía, la mentira, la corrupción, el fraude o el engaño son muchas, y es difícil dejarlas pasar todas: el valor de la integridad se destaca precisamente allí, pues el paso del tiempo acaba premiando a los que actuaron en forma recta y condenando a los que no lo hicieron, al menos a la hora de tener que convivir con su propia conciencia.

A continuación, algunos ejemplos de expresiones de integridad.

Ejemplos de integridad

  1. Una pareja de casados que han estado durante décadas, sin engañarse entre sí.
  2. Un estudiante que pasa los exámenes sin hacer trampa.
  3. Un niño que aprende y toma enserio aquello de decir la verdad pese a que duela.
  4. Una persona que, en clara superioridad física contra otro, no hace uso de su fuerza.
  5. Los líderes como Nelson Mandela, que se oponen a regímenes autoritarios por medio de la paz.
  6. Un niño que ha llegado siempre puntual a la escuela.
  7. Una persona que no reniega del lugar en el que nació y fue criado.
  8. Un periodista que no deja manipular sus opiniones.
  9. Personas que aun teniendo cierto poder, eligen respetar y escuchar a las demás.
  10. Un político que, cuando ha ganado un cargo por elección popular, luego no se cambia de partido ni coalición.
  11. Una persona que no actúa con sentimientos de rencor ni nada parecido.
  12. Una persona que no evade sus obligaciones con el fisco.
  13. Una persona que respeta a los adultos mayores y valora su conocimiento y experiencia.
  14. Una persona que respeta a los animales.
  15. Una persona que, teniendo la posibilidad de difamar a otro y así sacar ventajas, se abstiene de hacerlo.
  16. Una mujer sincera en sus afirmaciones, por más de que ello le traiga problemas.
  17. Los deportistas que deben hacer esfuerzos enormes por conseguir su objetivo, sin caer en caminos fáciles como las drogas.
  18. Una institución religiosa, que elige no jugar con los sentimientos ni con la fe de las personas.
  19. Un político que es capaz de rechazar un intento de soborno, e incluso denunciarlo.
  20. Personas que cuando asumen una responsabilidad, sienten en su interior como imprescindible cumplirla.