20 Ejemplos de Homónimos

Homonimia

Se utiliza la palabra “homónimo” para hacer alusión a aquellos términos que se escriben y se pronuncian igual, pero que tienen diferente significado. Esto sucede con palabras con las palabras polisémicas, puesto que tienen más de un significado. Dentro de los homónimos se pueden encontrar objetos, verbos y hasta incluso, nombres propios.

Los homónimos deben diferenciarse de los “homófonos”, que son palabras que suenan igual pero que se escriben diferente y que tienen significado diferente, como por ejemplo: “ola” y “hola”; “caza” y “casa” o “cien” y “sien”.

Ver también: Ejemplos de homófonos

Además, los homónimos tampoco equivalen a los “parónimos”, que son palabras que suenan y se escriben parecidas, pero que tienen significado diferente, como “afecto” y “efecto” o “absolver” y “absorber”.


Para identificar a cuál de todas las acepciones hace referencia la palabra, es preciso ubicarla en un contexto. Por ejemplo, si se escucha la persona “banco”, se puede pensar indistintamente en un asiento para sentarse en la plaza o bien, en una entidad financiera.

Ahora bien, si se dice “Fui a cobrar el cheque al banco”, sabremos que alude a la entidad financiera. Mientras que si se dice: “Te espero sentada en aquel banco, me duelen las piernas”, sabremos que se refiere al asiento.

Ver además: Ejemplos de palabras homónimas

Ejemplos de homónimos

  • Juan nada dos veces por semana en el club. / Para el examen de Literatura todavía no estudié nada.
  • Andrea siempre evita que hablemos de ese tema; no sé por qué. / Si bien el pueblo lo pedía, Evita no fue candidata a vicepresidenta, como ocurrió con la última esposa de Juan Domingo Perón, María Estela Martínez.
  • Dejé la ropa planchada sobre la cama; después guardala. / Poné los recibos en un sobre y dejáselo a la secretaria, así te reintegremos el dinero.
  • Leo va a estudiar abogacía en La Plata, ya se anotó. / Todas las noches, antes de irme a dormir, leo
  • Te traje una planta para que me cuides mientras me voy de vacaciones. / Por andar descalzo me lastimé la planta del pie con una piedrita. / Mi departamento queda en planta baja, así que no vas a necesitar el ascensor.
  • Para la prueba de lengua tenemos que estudiar un montón de cosas. / Estaba muy caliente, me quemé la lengua.
  • Tenemos que brindar por la noticia, ya busco las copas de cristal. / Sí, hay viento. Mirá cómo se mueven las copas de los árboles. / Para los ganadores del primer y segundo puesto habrá copas, para el resto, medallas.
  • Me encanta el otoño porque las hojas se ponen amarillas. / Para el examen sólo pueden tener dos hojas y una lapicera sobre el banco.
  • Me parece que tenemos escala en Lima, Perú. / Se me rompió una uña, ¿tendrás una lima? / Tengo mucha sed, voy a abrir la botella de lima – limón.
  • ¿Le podés decir que se calle? Estamos tratando de escuchar lo que dice. / Tené cuidado cuando cruces la calle que el semáforo no funciona.
  • La capital de Estados Unidos es Washington, no Nueva York, bruto. / Para el examen final tenemos que leer El Capital, de Marx. / Los factores de la producción son tierra, capital y trabajo.
  • En ese laguito se pueden pescar carpas, así que llevemos las cañas. / Las carpas se arman en aquel sector del predio, no acá.
  • Antes este chocolate salía un peso, lo aumentaron. / No sé cuánto peso, no tengo balanza en mi casa.
  • Al final de la película ella sí le dice “Te amo”. / Los perros siempre se parecen a su amo.
  • Si llegás a poner alguna nota textual del libro, poné una cita al pie, sino es plagio. / La semana que viene tengo una cita con el chico que me gusta.
  • Estuve haciendo cola media hora pero pude sacar las entradas para la obra de teatro. / Mirá, le cortaron la cola a ese perrito. / No vi la película, sólo la cola, pero parecía buena. / Tuve que comprar cola para pegar el pedazo de madera que se había salido del mueble.
  • ¿Qué elegís, cara o seca? / Tendrías que tomar un poco de sol, tenés la cara pálida. / Esta cartera es muy cara, me voy a llevar la otra.
  • Mi tío tiene es carpintero, le podríamos pedir una sierra a él. / Hicimos un pic nic al pie de la sierra, la pasamos muy bien. / El apellido de mi dentista es Sierra, no recuerdo su nombre de pila.
  • A mí me dijo que ya había hecho todos los deberes. / Este es un hecho trascendental, lo vamos a recordar por años.
  • Finalmente, el consejo decidió seguir adelante con el proyecto. / ¿Te puedo dar un consejo? No lo llames, debe estar ofendido.

Pueden servirte:

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Cómo citar este contenido:

Enciclopedia de Ejemplos. (2016). 20 Ejemplos de Homónimos. Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-homonimos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar
Ocultar