20 Ejemplos de Fracciones Propias

Fracciones Propias

Las fracciones propias son aquellas que resultan de la división entre dos números, donde el numerador o dividendo (el que va ubicado en la parte superior de la fracción) es inferior al denominador o divisor (el que va  ubicado a en la parte inferior de la fracción bajo).

Ver además: Ejemplos de Fracciones

¿Cómo se expresan?

De este modo, las fracciones propias pueden ser expresadas mediante un número inferior a 1, es decir, un número efectivamente fraccionario.

El concepto de fracción propia es sencillo: simplemente se necesita graficar cualquier figura geométrica fácilmente divisible en partes iguales (por ejemplo, un círculo, en el cual pueden marcarse partes a modo de rayos de bicicleta) y dividirlo en tantas partes iguales como el número que figure en el denominador.


Luego se pueden rayar o colorear tantas partes como indique el numerador, se tendrá así representada la fracción propia.

Habitualmente las personas asocian la idea de fracción a las fracciones propias, pues en la vida cotidiana es muy común que se exprese la venta al peso de diferentes productos alimenticios de esta manera, ofreciendo ‘un cuarto’, ‘medio’ o ‘tres cuartos’ kilogramo de algo, siendo todas estas fracciones propias, al ser inferiores a la unidad.

Características

Una característica de las fracciones propias es que a muchos efectos suelen ser representadas mediante porcentajes, pues resulta una especie de “convención” expresar las proporciones respecto del número cien.

El método para realizar la traslación de una fracción propia (también de una impropia, por cierto) a la forma porcentual es buscando el numerador que transforme la fracción en una equivalente de denominador 100, mediante una ‘regla de tres’ del tipo A (numerador) es a B (denominador) como X  es a 100, representando en X el porcentaje buscado.

A diferencia de las fracciones impropias (fracciones mayores que la unidad), las fracciones propias no son susceptibles de ser reexpresadas como la combinación entre un número entero y otro fraccionario, pues esto requeriría que el número entero fuera 0.

Fracciones propias en las matemáticas

En el ámbito de las matemáticas, las operaciones entre fracciones propias siguen las reglas generales de las operaciones entre fracciones: para sumas y restas es necesario buscar el denominador común mediante fracciones equivalentes. Mientras que para productos y cocientes no es necesario repetir ese procedimiento.

Se puede asegurar, además, que el producto entre dos fracciones propias resultará siempre una fracción de ese mismo tipo, mientras que el cociente entre dos fracciones propias necesitará que la mayor haga las veces de denominador para también ser una fracción propia.

Ver además: Ejemplos de Fracciones Impropias

Ejemplos de fracciones propias

Aquí se detallan algunas fracciones propias a modo de ejemplo:

  1. 3/4
  2. 100/187
  3. 6/21
  4. 1/2
  5. 20/7
  6. 10/11
  7. 50/61
  8. 9/201
  9. 12/83
  10. 38/91
  11. 64/133
  12. 1/100
  13. 1/8
  14. 8/201
  15. 9/11
  16. 33/41
  17. 40/51
  18. 23/63
  19. 9/21
  20. 1/8000

Pueden servirte:

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Cómo citar este contenido:

Enciclopedia de Ejemplos. (2016). 20 Ejemplos de Fracciones Propias. Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-fracciones-propias/

2 comentarios en “20 Ejemplos de Fracciones Propias”

  1. Se dice que la serie de fracciones propias no tiene ningún primer término.
    No comprendo bien este concepto. Es posible ejemplarizar y demostrar este concepto??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar
Ocultar