20 Ejemplos de
Empresas públicas

Empresas públicas

Las empresas públicas son aquellas en las que la mayoría absoluta de la propiedad de los títulos accionarios pertenecen a algún área del Estado, ya sea nacional, provincial o municipal.

En términos sencillos, en una empresa pública las decisiones son tomadas en función del interés del Estado, habitualmente asociado al interés público y bienestar general, y no quizá en torno a la lógica del empresario privado, cuyo objetivo es solo la maximización del beneficio.

En casi todos los países del mundo hay algunas empresas públicas, pero existen considerables diferencias respecto del grado de intervención estatal en la economía de cada uno de ellos: los países más intervencionistas son los que tienen mayor número de empresas de este tipo.

Ejemplos de empresas públicas

  1. Petrobrás (Brasil)
  2. Servicio de Gas GDF (Francia)
  3. Petróleos Mexicanos (México)
  4. Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (España)
  5. Aerolíneas Argentinas (Argentina)
  6. Red ferroviaria Railtrack (Inglaterra)
  7. Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (Bolivia)
  8. Servicio Postal La Poste (Francia)
  9. Empresa de telecomunicaciones de Bogotá (Colombia)
  10. Transporte Aéreo Boliviano (Bolivia)
  11. Resona Holding (Japón)
  12. Zoológico de Barcelona (España)
  13. Tenesse Valley Authority (Estados Unidos)
  14. Banco de la Provincia de Buenos Aires (Argentina)
  15. Red Eléctrica de España (España)
  16. Ferrocarriles de Israel (Israel)
  17. Dirección General de Fabricaciones Militares (Argentina)
  18. Banco de Materiales del Perú (Perú)
  19. Statoil (Noruega)
  20. Yacimientos Petrolíferos Fiscales (Argentina)

Ver más en: Ejemplos de Bienes y Servicios Públicos

Las empresas públicas y la política

Los regímenes socialistas proponen la socialización completa de los bienes de producción, lo que implica que todas las empresas pasarían a ser públicas: la diferencia que plantea su concepción de la empresa pública con la que se da en la mayoría de los países está en que el control. En este caso, quedaría  en manos  de los trabajadores y no de funcionarios designados por el Estado.

Uno de los debates más importantes de la economía, en el marco de la discusión acerca de la política económica, es sobre la conveniencia o no del establecimiento de empresas públicas, o incluso de la estatización de las empresas privadas que ya funcionan.

Uno de los criterios es que el Estado tome posesión de los sectores de la economía que sí o sí deben estar organizados en forma de monopolio, ya sea por el nivel de inversión inicial que requieren o por ciertas limitaciones físicas.

La construcción de redes de subterráneos, por ejemplo, resulta esencial en las grandes ciudades, y difícilmente pueda darse en un contexto de competencia, de modo que las únicas opciones viables son el establecimiento de una única empresa que construya y se haga cargo del servicio, o la acción pública a esos efectos.

Otro criterio, diferente del anterior, es el de sostener empresas públicas en los casos donde la rentabilidad de la inversión privada no sería la suficiente como para llevar a cabo el proyecto por esa vía.

En tales situaciones los criterios de eficiencia no son los mismos y se contemplan situaciones como el crecimiento del nivel de empleo o las posibles ventajas que trae ese fenómeno para el interés público.

La explotación de un recurso natural, por ejemplo, puede caer en esta categoría y puede plantearse a estos fines la conveniencia de una empresa pública.

No son pocos los que tienen criterios absolutos respecto de las empresas públicas: la ya mencionada estatización de todas las empresas, o la concepción de que ninguna empresa debe ser pública.

Las empresas de servicios públicos

No todas las acciones que realiza el Estado se hacen por medio de las empresas públicas. Aquellas entidades que brindan servicios públicos (aquellos que no reciben contraprestación alguna, más allá del pago de los impuestos) no son consideradas empresas públicas, sino que constituyen el llamado ‘gasto público’.

La educación, la justicia o los servicios como el alumbrado, barrido y limpieza son de este grupo, y no deben confundirse con las empresas públicas que realizan tareas que podrían ser abordadas por particulares (como una aerolínea), aunque con otros objetivos y criterios.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Empresas públicas". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-empresas-publicas/