20 Ejemplos de
Coloides

Coloides

Los coloides son mezclas homogéneas, al igual que las disoluciones, pero en este caso a escala microscópica se distinguen partículas de una o más sustancias, la fase dispersa o discontinua, que se dispersan en otra sustancia llamada fase dispersante o continua.

La palabra coloide fue introducida por el químico escocés Thomas Graham en 1861 y se deriva de la raíz griega kolas (κoλλα), que significa “que se adhiere” o “untuoso”, esto se relaciona con la propiedad de este tipo de sustancias de no pasar por los filtros habituales.

En los coloides, las partículas de la fase dispersa son lo suficientemente grandes como para dispersar la luz (efecto óptico conocido como efecto Tyndall), pero no tan pequeñas como para precipitar y separase. La presencia de este efecto óptico permite distinguir un coloide de una disolución o solución. Las partículas de los coloides tienen un diámetro de entre 1 nanómetro y un micrómetro; la de las soluciones son menores de 1 nanómetro. Los agregados que integran los coloides reciben el nombre de micelas.

El estado físico del coloide queda definido por el estado físico de la fase dispersante, que puede ser líquida, sólida o gaseosa; la fase dispersa también puede corresponder a alguno de estos tres tipos, aunque en los coloides gaseosos esta es siempre un líquido o un sólido.

Usos de los coloides

Las sustancias coloidales son importantes en la formulación de numerosos materiales industriales de uso habitual y masivo, como pinturas, plásticos,  insecticidas para la agricultura, tintas, cementos, jabones, lubricantes, detergentes, adhesivos y varios productos alimenticios. Los coloides que contiene el suelo contribuyen a su retención hídrica y de nutrientes.

En medicina, se administran coloides o expansores del plasma son para expandir el volumen intravascular por períodos más prolongados que lo que se consigue mediante el uso de cristaloides.

Los coloides pueden ser hidrofílicos o hidrofóbicos. Las sustancias tensioactivas como los jabones (sales de ácidos grasos de cadena larga) o los detergentes forman coloides de asociación, permitiendo la estabilización de coloides hidrofóbicos.

Cuando puede hacerse una clara distinción entre la fase dispersa y el medio dispersante se habla de coloide simple. Hay otros coloides más complejos, como los sistemas coloidales reticulares, en los que ambas fases están formadas por redes entrelazadas (los vidrios compuestos y muchos geles y cremas son de este tipo), y los denominados coloides múltiples, en los que el medio dispersante coexiste con dos o más fases dispersas, que están finamente divididas. Se dan a continuación veinte ejemplos de coloides:

Listado de ejemplos de coloides

  1. Crema de leche
  2. Leche
  3. Pinturas al látex
  4. Goma espuma
  5. Gelatina
  6. Niebla
  7. Humo
  8. Montmorillonita y demás arcillas silicatadas
  9. Materia orgánica
  10. Cartílago bovino
  11. Derivados de la albúmina
  12. Plasma
  13. Dextranos
  14. Hidroetilalmidones
  15. Tejido óseo
  16. Smog
  17. Detergentes
  18. Sílica gel
  19. Óxido de titanio
  20. Rubí


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Coloides". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-coloides/