20 Ejemplos de
Ambigüedad

Ambigüedad

Una ambigüedad es todo aquello que puede ser interpretado de diferentes maneras que tienen sentidos opuestos o lejanos. Toda ambigüedad depende de su contexto, es decir, de la cantidad de información que tiene el receptor sobre aquello de lo que se habla.

Las palabras polisémicas son aquellas que tienen más de un sentido, y que por lo tanto favorecen la ambigüedad si no se conoce el contexto en que se dice una frase.

Ejemplos de ambigüedad lingüística (polisemia)

  1. “Esta alianza costó más de lo que esperaba.” Puede referirse a un pacto o a un anillo matrimonial.
  2. “Encontré un pilón de cartas.” Puede referirse a naipes, papeles escritos con un remitente y un destinatario o bien menús.
  3. “Él se dedica a fabricar cascos.” Puede dedicarse a fabricar las protecciones que se utilizan en la cabeza o bien las partes delanteras de los barcos.
  4. “Cincuenta mulas estaban pasando por la fronteras.” Puede referirse al animal o bien a los contrabandistas.
  5. “Para formar parte del grupo, es imprescindible mostrar nobleza.” Puede referirse a un título nobiliario o a un rasgo de la personalidad.
  6. “Se citaron en el banco donde se habían conocido.” Puede referirse a un banco como institución financiera o como un lugar para sentarse en un parque.
  7. “Esto pinta muy bien.” Puede referirse a que un objeto sirve para pintar o que una situación tiene buen aspecto.

En gramática, la ambigüedad se denomina “anfibología”. Puede ser un error o un efecto deliberado.

Ejemplos de ambigüedad por errores gramaticales (anfibología)

  1. Necesito un detergente para mi ropa biodegradable. / Correcto: Necesito un detergente biodegradable para mi ropa.
  2. En la casa conocí a la vendedora, me pareció muy luminosa. / Correcto: Conocí a la vendedora en la casa, que me pareció muy luminosa.
  3. Vimos a Juan paseando. / Correcto: Cuando estábamos paseando, vimos a Juan.
  4. Cuando el ladrillo chocó con la pared, se rompió. / Correcto: El ladrillo se rompió al chocar la pared. Otra opción correcta pero de sentido opuesto: La pared se rompió al chocar el ladrillo contra ella.

En la sintaxis de una frase, una misma palabra puede ocupar el lugar de adjetivo o adverbio, verbo o sustantivo, etc. Si no sabemos qué función cumple esa palabra, podemos no entender el sentido.

Ejemplos de ambigüedad sintáctica

  1. “Eligió un coche rápido.” Puede referirse a que eligió rápidamente (adverbio) un coche o bien que el coche que eligió es rápido (adjetivo)
  2. “Canto espléndido” Puede significar “yo canto espléndidamente” (verbo y adverbio) o estar describiendo positivamente un canto (sustantivo).
  3. “Juan le dijo a Pablo que podía decidir lo que quisiera. “ Puede significar que Juan podía decidir lo que quisiera o que Pablo podía hacerlo.
  4. “Los niños eligieron juguetes alegres.“ Puede referirse a que los niños son alegres o que los juguetes lo son.
  5. “He vuelto a ver.” Puede referirse a que alguien que no veía recuperó la visión o bien a que alguien volvió a un lugar para ver algo.
  6. “No los aceptaron en el club por sus prejuicios.” Puede referirse a que los integrantes del club tenían prejuicios, o bien que quienes querían entrar al club tenían prejuicios.
  7. “Son representantes de artistas muy talentosos.” Puede referirse a que los representantes son talentosos, o que los artistas lo son.
  8. “Juan se encontró con Jorge para calmar su preocupación.” La preocupación puede ser de Juan o de Jorge.
  9. “Es un radio de música popular.” Puede referirse a que la radio es popular o que la música que pasan es popular.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Ambigüedad". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-ambiguedad/