15 Ejemplos de
Materiales Frágiles

Materiales Frágiles

La fragilidad es la capacidad de ciertos materiales de fracturarse o romperse en trozos más pequeños, sufriendo poca o nula deformación. Es lo contrario a la tenacidad y es una propiedad de las sustancias cuya respuesta ante el esfuerzo o la tensión conduzca a la aparición de grietas en su interior.

Los materiales frágiles, así, poseen poca o limitada elasticidad: son incapaces de recuperar su forma original una vez sometidos a una fuerza que supere su resistencia. De manera semejante, son poco dúctiles, es decir, carecen de la capacidad de deformarse de cara a un esfuerzo sostenido en el tiempo.

Sin embargo, no deben confundirse fragilidad y dureza, ya que aluden a propiedades distintas: la dureza tiene que ver con la resistencia de la superficie de un material a las deformaciones, mientras que la fragilidad alude a su capacidad para fracturarse en partes pequeñas en lugar de deformarse. 

Puede servirte:

Uso de los materiales frágiles

Dado que los materiales frágiles son capaces de absorber una cantidad muy limitada de energía, no suelen ser deseables a la hora de construir o edificar objetos duraderos, como cimientos o puentes. De hecho, en estos casos la fragilidad suele ser impuesta por otros materiales, dotados a su vez de propiedades específicas indispensables, como la resistencia al óxido.

En otros casos, en cambio, la fragilidad es una propiedad deseable y previsible, como puede ser el caso de un vidrio de emergencia del cajetín de un extintor de incendios, que debe hacerse añicos con un impacto relativamente débil.

Ejemplos de materiales frágiles

diamantes fragiles
Flickr: ricky_artigas
  1. Diamante. La sustancia más resistente conocida en el universo, el diamante, está construida de átomos de carbono en una disposición tan estrecha que sus enlaces son casi irrompibles. Sin embargo, el diamante puede romperse y entonces queda en evidencia su enorme fragilidad, pues se quiebra en fragmentos más pequeños y es imposible de deformar.
  2. Vidrio. Uno de los ejemplos más constatables de fragilidad en la vida cotidiana, basta con dejar caer un vaso de vidrio al suelo para evidenciar su fractura en pedazos pequeños. Esta propiedad permite que, junto a su transparencia, se lo use en contextos donde puede ser necesario romperlos en una emergencia, como los cajetines de los extintores o los parabrisas de los autobuses.
  3. Ladrillo. Uno de los elementos más empleados en la construcción es el ladrillo, una pieza usualmente rectangular y hueca de arcilla cocida, cuya dureza y peso es comparable a su fragilidad. Se trata de una versión muy cocida (350 °C) y muy económica del adobe que usaban las culturas antiguas para elaborar sus viviendas.
  4. Cerámica. Se llama cerámica al arte de elaborar objetos con loza, barro, arcilla u otros materiales que una vez cocidos, adquieren dureza y fragilidad, y es posible pintar y decorar. Ejemplos de ello son las vasijas ornamentales o funerarias de las culturas antiguas, como la egipcia, o muchas figuras rituales esculpidas en este tipo de material también.
  5. Algunos polímeros. Específicamente el polimetilmetacrilato (PMMA), el poliestiremo (PMS) y el poliácido láctico (PLA), entre otros, son sustancias orgánicas usualmente derivadas del petróleo, construidas en forma de placas de acrílico. Suelen ser resistentes y transparentes, pero frágiles.
  6. La cáscara de los huevos. Todos hemos tenido la desastrosa experiencia de romper un huevo sin querer, y sabemos que su cáscara es dura y firme pero sumamente frágil, y que basta con un golpe para estriarla y agrietarla o volverla pedacitos. Estas cáscaras están hechas de cristales de calcio y otros minerales enlazados por una capa de proteínas.
  7. Cristal. Los cristales son formas de presentación de la materia sólida, cuyas moléculas se ordenan en base a un patrón específico no difuso y bien definido. Se forman a partir de procesos metamórficos de los minerales, o de la solidificación de gases (cristalización) o la evaporación de aguas con alto contenido salino. Los cristales pueden ser más o menos resistentes, pero siempre frágiles y muy poco elásticos.
  8. Aceros de mucho carbono. El acero es producto de una aleación de hierro y carbono, siendo este metal uno dúctil, resistente y tenaz, pero vulnerable a la corrosión. Por eso se procede a alearlo con carbono y otros materiales para hacerlo resistente al óxido y obtener acero; pero a cambio la presencia del carbono en niveles elevados lo vuelve frágil, es decir, le reduce su ductilidad natural y lo torna quebradizo.
  9. Porcelana. La porcelana es un material blanco, compacto, impermeable, duro y frágil que se emplea muy a menudo para elaborar vajillas, jarrones, lámparas y objetos ornamentales, siendo más sofisticado que la loza u otras arcillas, aunque igual de frágil. Se la elabora a partir de cuarzo y otros minerales molidos, caolín, feldespato y se cuece todo al horno.
  10. Tiza. La tiza o pastel es una arcilla blanca, frágil y polvorosa, elaborada en barritas largas, clásico instrumento de enseñanza para escribir sobre una pizarra. También se la emplea, pulverizada, en el limpiado de algunos metales.
  11. Yeso seco. Este mineral incoloro de sulfato cálcico se emplea, con un añadido de agua, para formar una masa plástica muy maleable e ideal para labores de construcción o de modelado. Al perder el agua al ambiente, el yeso procede a endurecerse y tornarse frágil, pues pierde toda su elasticidad.
  12. Grafito. Otra de las presentaciones naturales del carbono, es este mineral constituido por capas de grafeno superpuestas. Es de color negro, muy blando y opaco, a la vez que frágil. De hecho, se emplea para las puntas de los lápices, que a menudo suelen romperse en trozos más pequeños cuando aplicamos mucha presión o dejamos caer mucho el lápiz al suelo.
  13. Algunas maderas. Si bien las propiedades específicas de la madera varían según el árbol de su proveniencia, algunas son más elásticas que otras y algunas mucho más frágiles, fáciles de astillar como la madera balsa o las maderas en estado avanzado de descomposición.
  14. Bronces ricos en estaño. El bronce es resultado de la aleación entre cobre y estaño, y es un material muy preciado por su ductilidad y maleabilidad, pero que al contar con grandes cantidades de estaño en su constitución, pierde dicha propiedad y deviene en un metal frágil, fácilmente astillable.
  15. Metales alcalinos. Como el sodio (Na), calcio (Ca), magnesio (Mg) y otros, que en su estado sólido se desecan tanto que obtienen una enorme dureza y también mucha fragilidad.

Ver además:


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Materiales Frágiles". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/15-ejemplos-de-materiales-fragiles/