15 Ejemplos de Biocombustibles

Biocombustibles

Los biocombustibles o biocarburantes son sustancias producto de la mezcla de materia orgánica (biomasa), dotada de valor energético aprovechable por motores o sistemas de combustión interna.

También se les conoce como “agrocombustibles”, dado que en su mayoría provienen del aprovechamiento de productos derivados del agro, como el maíz o la mandioca, y para evitar el rasgo positivo del prefijo “bio-“, dado que son también una fuente de contaminación, si bien no tan alta como otras fuentes de energía.

Si bien lo importante de estas sustancias es su origen económico y seguro, a menudo se los mezcla con otros tipos de combustible para maximizar su rendimiento. Aun así, muchos países depositan en el desarrollo de los biocarburantes la esperanza de palir o sustituir el consumo de combustibles tradicionales, como los hidrocarburos fósiles.

La mayoría de los biocombustibles se obtienen mediante procesos de fermentación, digestión anaerobea o transesterificación de almidones, azúcares y aceites vegetales, para obtener alcoholes, éteres, gases y varias formas de sustancias carburantes. Esto significa que en su elaboración hace falta una inyección de energía que en ciertos casos podría superar la capacidad energética del combustible obtenido, por lo que de momento los agrocombustibles son más una forma de reciclaje que una solución energética.

Puede servirte: 10 Ejemplos de Combustibles

Ejemplos de biocombustibles

  1. Biodiesel. El biocombustible de mayor demanda en Europa, se obtiene a partir de aceites vegetales, grasas animales o aceites de microalgas, y una vez mezclado con diésel mineral, puede emplearse en cualquier motor diésel de combustión. Sus emisiones son menos dañinas que las del diésel normal, ya que se trata de un combustible altamente hidrogenado y oxigenado, producido a partir de vegetales como la soya, la mostaza, el lino, el girasol, el cáñamo, la palma y otros.
  2. Bioetanol. Producido, como la mayoría de los bioalcoholes, por la fermentación del azúcares o almidones en la materia orgánica a partir de la acción de microorganismos y enzimas, se trata de un alcohol de alta pureza que puede emplearse como aditivo o sustitutivo de la gasolina en ciertos motores. Se le obtiene particularmente a partir de la fermentación de la caña de azúcar, la remolacha o incluso el mosto de vino, o de diversos cereales. Es el biocombustible con mayor producción en el mundo entero (40.000 millones de litros en 2004).
  3. Diesel verde. Este tipo de biodiesel se produce mediante un hydrocracking biológico, es decir, la ruptura de las grandes moléculas de los aceites vegetales en pequeñas cadenas hidrocarbonadas, útiles para los motores diésel. Esto se da en presencia de catalizadores muy específicos y altas presiones y temperaturas. Se dice que hay versiones semejantes de biogasolina en desarrollo.
  4. Gasolina biocombustible. Existen numerosos proyectos de gasolina alternativa en marcha, uno de los cuales logró en 2013, a partir de ciertas cepas de la bacteria Escherichia coli, transformar moléculas de glucosa en una cierta biogasolina que no requeriría mezclarse. Si bien estos experimentos aún requieren mucho trabajo para llegar a ser rentables en cantidad, se estima que en las próximas décadas haya resultados sorprendentes en el área.
  5. Bioéter.
  6. Biogas. Obtenido mediante la descomposición anaerobea (sin oxígeno) de materia orgánica, este gas rico en hidrocarburos se produce a la vez que un “digestato” sólido que puede ser usado como fertilizante. El biogás es combustible, bastante seguro y de bajo rendimiento, pero puede producirse con relativa facilidad a partir de desechos biodegradables, estiércol u otros residuos agropecuarios.
  7. Syngas. Se trata de una mezcla de hidrocarburos gaseosos con monóxido de carbono e hidrógeno, obtenidos mediante la combustión parcial de materia orgánica y de procesos de secado y polarización previos. El resultante es un gas combustible bastante eficiente que puede muy bien emplearse en la obtención de otros biocarburantes más complejos o bien quemarse en un motor de combustión interna.
  8. Biometanol. Combustible alternativo para motores de combustión interna actualmente en uso en China y en la industria de los autos de carreras. Elaborado a partir de biomasa, es más económico que el etanol, pero más contaminante y con menor densidad energética.
  9. Mycodiesel. El descubrimiento del hongo Glocladium roseum de los bosques patagónicos del norte, capaz de convertir la celulosa en hidrocarbonos de longitud media muy semejantes a los del diésel, permitió la experimentación con este tipo de sustancias como biocombustible, echando mano a tecnología genética y a otros microorganismos semejantes en función de intentar crear un mycodiésel rentable y de fácil obtención.
  10. Etanol de celulosa. Empleando cultivos microbianos o desechos de productos no comestibles (lo cual tiene la gran ventaja de no remplazar productos alimenticios hacia la cadena energética, abandonando la alimentaria), copiando un poco el proceso alimentario de los rumiantes, capaces de descomponer estos azúcares, pero en un laboratorio. Esto requiere altas temperaturas y, de momento, no se ha podido producir en cantidades rentables, por lo que se trata de un proyecto en investigación.
  11. Biobutanol de algas. Si bien tiene un rendimiento corriente muy bajo, el biobutanol es perfectamente producible a partir de luz solar y la fermentación de ciertos nutrientes a partir de algas marinas. Este método de conversión de glucosa a butanol es poco eficiente, por lo que se buscan métodos genéticos para optimizar el proceso y acelerar la obtención del combustible.
  12. Biohidrógeno. Se trata de hidrógeno producido por algas, bacterias y arqueas, cuyo proceso fotosintético es capaz de producir el elemento en lugar de oxígeno, en presencia de la enzima hidrogenasa. Este recurso es utilizable como suministro químico de laboratorios, pero también contiene un gran potencial como biocombustible. Actualmente se estudia la manera de controlar este proceso y poder fabricar las toneladas de hidrógeno necesarias para emplearlo en un motor de combustión.
  13. Hidrobiodiésel. Producido mediante la hidrogenación catalítica de aceites y grasas vegetales o animales, es completamente compatible con el gasóleo convencional, por lo que puede emplearse como carburante de motores de ciclo diésel ordinarios. En este proceso se obtienen largas cadenas de alcanos muy aprovechables energéticamente.
  14. Hidrobioqueroseno. Preparado a su vez a partir del hidrobiodiésel, se obtiene al someterlo a tratamientos posteriores (isomerización y fraccionamiento) para aislar la corriente de hidrocarburos en sus rangos ideales de cristalización y destilación.
  15. DMF (dimetilfurano). Con una densidad de energía 40% mayor que el etanol, comparable sólo con la gasolina, este compuesto puede producirse a través de mecanismos catalíticos a partir de glucosa o fructosa. El dimetilfurano (C6H8O) es químicamente estable y, disuelto en agua, no contamina la atmósfera. Muchas esperanzas actuales están depositadas en el futuro de este compuesto.

Puede servirte

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "15 Ejemplos de Biocombustibles". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/15-ejemplos-de-biocombustibles/