10 Ejemplos de
Leyendas Urbanas

Leyendas Urbanas

Por leyenda urbana se entiende a los distintos relatos posibles que componen el folclore contemporáneo, amparados tal y como su variante premoderna en ciertas supersticiones, creencias populares o enseñanzas colectivas (“moralejas”) que se transmiten informalmente a través de las generaciones. Se les presenta siempre como sucesos reales y secretos, subyacentes a la cotidianidad urbana, si bien suelen elaborarse en versiones distintas e incluso contradictorias.

Muchas leyendas urbanas, en su creciente popularización y aceptación de distintos grupos sociales, a menudo de la mano de medios de comunicación que les sirven de eco, se esparcen hasta convertirse en teorías de la conspiración, como la célebre Área 51 en donde los norteamericanos supuestamente mantienen en secreto evidencias extraterrestres.

Ver además: 10 Ejemplos de Leyendas de Terror

Ejemplos de leyendas urbanas

  • La congelación de Walt Disney. Esta leyenda urbana reza que el célebre dibujante y productor de cine, iniciador del emporio de las caricaturas que hoy conocemos, estaría sometido a procesos de criogenia que preservan su cuerpo en animación suspendida, esperando el día en que la ciencia pueda devolverlo a la vida. La evidencia real, en cambio, registra la incineración del cadáver de Disney, cuyos biógrafos atribuyen un marcado interés por la criogenia –así como por otros avances tecnológicos diversos- durante sus últimos años de existencia.
  • El origen de la cesárea. La popular técnica de extracción de bebés del vientre materno a través de una incisión en el vientre se atribuye, de acuerdo a la leyenda urbana, a que Julio César, emperador romano, habría nacido de esa manera. La verdad es que la técnica se implementó por vez primera en el siglo XV, mucho después de la caída del Imperio Romano. Otras explicaciones la atribuyen a la Lex Caesarea promulgada en 715 a.C. por el segundo rey romano Numa Pompilio, mandato que obligaba a salvar a los niños del vientre materno a través de un corte de espada, que a menudo costaba a la madre la existencia.
  • El tráfico de órganos. Más allá de que una ocupación tan monstruosa pueda o no existir, la leyenda urbana asevera la existencia de carteles de órganos dedicados a engañar o secuestrar a los paseantes ingenuos, fiesteros excesivos o niños descuidados y extraerles sus órganos para luego comerciar con ellos. Una operación muy poco probable, dadas las extremas condiciones técnicas y de pulcritud necesarias para conservar vivo un órgano el tiempo suficiente para su trasplante.
  • El chupacabras. De origen portorriqueño a mediados de los 90, el mito del chupacabras acusa la aparición de un animal a veces homínido, a veces cuadrúpedo, a ratos reptiliano o más semejante a un hurón, que subsistiría parasitando a los rebaños de ganado vacuno en diversas regiones americanas, succionando los fluidos vitales y dejando como rastro al animal totalmente desangrado. Ha habido numerosísimos casos de supuesto avistamiento, pero ninguna prueba concluyente de la existencia del monstruo.
  • El contagio del Sida. Una leyenda urbana de contenido sumamente moralizante refiere al contagio intencional del Sida, ya sea a través de la seducción en bares o discotecas de hombres y mujeres altamente atractivos, cuya ocupación sería esparcir el virus indiscriminadamente por el mundo, dejándole a la víctima un mensaje (escrito con labial en el espejo, escrito en cartas o regalos envueltos, etc.) de bienvenida “al mundo del Sida”. Una variante de esta leyenda alerta de maníacos con agujas infectadas de Sida que cometen atracos, que contagian en fiestas o que ocultan sus jeringuillas en las butacas del cine.
  • La leptospirosis. Esta infección bacteriana poco frecuente, transmitida por contaminación de aguas por orina animal u otros tipos de zoonosis, se puso muy de moda por el supuesto contagio de personas a partir de beber de una lata de gaseosa sin lavarla primero. Desde entonces esta práctica se ha hecho habitual, si bien dadas las condiciones de transmisión del bacilo y de empaquetado en plástico de las latas, dicha contaminación es muy improbable.
  • Polybius. Se supone que este videojuego, creado en 1981 y desaparecido pocos años después, tenía la propiedad de enloquecer y trastornar psicológicamente a quienes lo jugaban, lo que habría obligado a la empresa a retirarlo del mercado y destruir sus ejemplares. No existe prueba de la existencia real del juego, ni mucho menos de casos semejantes. También solía decirse, durante los años 90, que jugar videojuegos en exceso conducía a la epilepsia.
  • El área 51. Ubicada en Nevada, el área 51 es una base militar del gobierno de los EE.UU en donde muchos afirman existe evidencia de vida extraterrestre. Incluso supuestos videos de una autopsia a un hombrecillo verde se difundieron como prueba de la leyenda. También se dice que allí se resguardan naves extraterrestres, se hace contacto e intercambio con ellos u otro tipo de experiencias sobrenaturales.
  • Ooparts. Los ooparts son supuestas apariciones de objetos tecnológicos contemporáneos en fotografías de época, evidenciando el descuido de algún viajero en el tiempo. Existen diversos casos semejantes, como el de un supuesto Smartphone aparecido en la foto de un combate de Mike Tyson en 1995.
  • El experimento ruso del sueño. Un conocido creepypasta (leyenda urbana de Internet) afirma que durante la II Guerra Mundial, los científicos soviéticos cometieron despiadados experimentos con sus soldados, impidiéndoles el sueño durante días o semanas y reduciéndolos así a la locura absoluta, o incluso a ganar poderes sobrehumanos. Los relatos varían, pero suelen conducir a secuencias de horror y grotesco autodesmembramiento de los sujetos experimentales.

Puede interesarte: Ejemplos de Leyendas Cortas


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Leyendas Urbanas". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-leyendas-urbanas/