10 Ejemplos de Harinas Refinadas

Harinas refinadas

La harina refinada está presente en una gran cantidad de comidas, fundamentalmente en todas las que contienen hidratos de carbono: cada 100 gramos de la harina, 70 son carbohidratos.

El trigo es el cereal que permite de una manera más adecuada la formación del gluten, la pasta constituida por la mezcla de las proteínas gulteina y gliadina junto con el agua. Este gluten posee plasticidad y elasticidad, que es lo que permite dar distintas formas a la pasta y, por la misma acción, dejar que la levadura actúe sobre la misma haciendo que se hinche, absorbiendo vapor y agua.

El descubrimiento de la levadura dotó de gran sabor a la mayoría de las comidas ricas en hidratos de carbono, lo que explotó el uso de la harina refinada.

¿Qué son las harinas?

Las harinas suelen estar presentes en una gran cantidad de alimentos que habitualmente comemos. Desde hace algunas pocas generaciones, el ser humano se ha habituado a consumir el cereal del trigo, cultivándolo e incorporándolo a las preparaciones habituales que el hombre tiene para comer.

Sin embargo, el consumo de harinas está supeditado a ser previamente molido y transformado, precisamente formando la harina de trigo.

El tratamiento típico de esta harina se conoce como refinado, y con ello se resiste al paso del tiempo al separarse de los lípidos que se degradan con el tiempo. Es la harina conocida como ‘harina blanca’.

Beneficios y Perjuicios de la harina

Uno de los beneficios de la harina es la cantidad de minerales que contiene, como ser el hierro, el calcio, el potasio, el yodo o el zinc. De la misma forma, incorpora diferentes tipos de vitamina B y E, así como grasas y azúcares.

Sin embargo, es frecuente que muchos profesionales discrepen con la forma en la que se refina la harina, y crean que las partes de mayor valor nutritivo del grano de trigo (el salvado y el germen) se eliminan precisamente en ese proceso.

Así, la harina refinada pasa a ser prácticamente puro almidón, y dispone una cantidad muy baja de fibra, vitaminas y minerales.

En este sentido es que la harina pasa a tener un funcionamiento en el organismo muy parecido al del azúcar, volviéndose rica y adictiva pero muy nociva. Los niveles de glucosa y de insulina en sangre pueden desestabilizarse por el consumo excesivo de harina refinada desencadenando eventualmente problemas como la diabetes y la obesidad.

Por otro lado, y no menos importante, encontramos la sustancia que se encarga de dotar a la harina refinada de su color blanco: el aloxano. Muchos expertos creen que se trata de una sustancia especialmente nociva para el cuerpo humano.

Ejemplos de harinas refinadas (alimentos)

La siguiente lista expone algunos ejemplos de comidas en las que es muy frecuente observar harinas refinadas.

  1. Paquetes de galletitas dulces
  2. Tortillas
  3. Sandwiches
  4. Pizzas
  5. Pastas
  6. Postres
  7. Tortas
  8. Pan dulce común
  9. Pan blanco
  10. Todos los alimentos que se producen a partir de bollos.

Pueden servirte:

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Cómo citar este contenido:

Enciclopedia de Ejemplos. (2016). 10 Ejemplos de Harinas Refinadas. Recuperado de: http://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-harinas-refinadas/
Mostrar
Ocultar