10 Ejemplos de Ganadería Intensiva y Extensiva

Ganadería

La ganadería es una actividad humana de larga data que consiste en la cría selectiva de animales para su aprovechamiento y explotación, tanto en términos alimenticios como de peletería, confección de sustancias, etc. Se distingue del manejo de animales silvestres, conocido como zoocría.

Las formas de explotación ganadera se adaptan a las particularidades y necesidades de cada especie y de la región en donde esta actividad se desarrolla, siendo hoy en día una de las principales actividades agropecuarias del mundo.

Tipos de ganadería

La industria ganadera distingue entre diversas formas de explotación, de acuerdo a sus fines y productos, a saber:

  • Ganadería de cría. La que se centra en la multiplicación y manejo de los animales.
  • Ganadería de engorde. Persigue el aprovechamiento de los animales a partir de su preparación y alimentación previa, con fines alimentarios.
  • Ganadería lechera. Se centra en la obtención de leche como subproducto del manejo animal, ya sea vacuno, caprino o de otra especie.
  • Ganadería de doble propósito. Sirve para dos de las actividades previamente mencionadas.

Otra posible clasificación atiende a los métodos y procedimientos empleados en la explotación ganadera, distinguiendo entre ganadería intensiva y extensiva.

Diferencias entre ganadería intensiva y extensiva

  • La ganadería extensiva es la que permite el libre pastoreo de los animales en una superficie extensa, en la cual los animales se reproducen de manera libre y en imitación de los ecosistemas naturales. Es un modelo mucho menos productivo y eficiente de explotación comercial, pero a la par más respetuoso del medio ambiente y con una demanda mucho menor de insumos energéticos o materiales.
  • La ganadería intensiva, en cambio, persigue la maximización en términos económicos y productivos de la explotación animal, incorporando tecnología, espacios cerrados en donde contener a los animales y fomentar su reproducción, engorde y aprovechamiento conforme a las reglas de la demanda alimenticia. En este sentido es un modelo mucho más agresivo, flexivo y eficiente, con mucho mayor control e intervención humana en el crecimiento de los animales. Pero es más contaminante y, a menudo, inhumano, ya que los animales devienen meros objetos de consumo.

Ventajas y desventajas

La ganadería extensiva cuenta con las ventajas del respeto ecológico, la mayor naturalidad de sus productos y bajo consumo de recursos materiales y energéticos, pues se aprovechan los pastos naturales. Sin embargo, tiene las desventajas de ser poco productiva, poco homogénea y contraria a las leyes del mercado comercial, además de su dependencia y vulnerabilidad ante los ciclos climáticos y biológicos.

La ganadería intensiva no es tan respetuosa con el medio ambiente, ni con la vida de los animales, ya que emplea cantidades de energía eléctrica y de piensos varios, por un lado, y mantiene a sus animales estacionarios y encerrados durante la mayor parte de sus vidas. Por otro lado, el uso de complementos hormonales y añadidos químicos es frecuente como un mecanismo de potenciar y acelerar la producción, lo cual le permite satisfacer la creciente demanda alimenticia y brindar información homogénea sobre su producción.

Ejemplos de ganadería intensiva

gallineros - ganaderia intensiva

  1. Cría avícola. La mayor cantidad del pollo que comemos proviene de granjas avícolas, donde los pollos son nacidos, criados, engordados y sacrificados. La dinámica de cría suele implicar métodos como las inyecciones de hormonas de crecimiento o el mantener a los pollos todo el día con la luz encendida para forzarlos a comer más de lo normal. Algo similar sucede con las granjas de gallinas ponedoras de huevos, en la que las gallinas pasan toda su vida encerradas en jaulas.
  2. Explotación lechera vacuna. Las granjas lecheras suelen centrar su manejo de las reses en la obtención de leche, para poder ofrecer en las diversas instancias del mercado. La producción de la leche supone un trato planificado de los animales para maximizar y hacer constante su generación de leche y su extracción rápida y masiva, mediante instrumentos a menudo dolorosos para el animal.
  3. Porcicultura. La crianza estabulada de ganado porcino con fines alimentarios suele implicar la alimentación de los animales con la mayor cantidad de materia orgánica aprovechable, sacando ventaja a las grandes capacidades digestivas del cerdo. Así, se mantiene al animal inmóvil y sobrealimentado para maximizar su crecimiento y su carne.
  4. Explotación vacuna intensiva. Lejos de los ámbitos pastoriles, la exploración intensiva del ganado vacuno se da en ámbitos hipercontrolados y con mucha intervención humana en la selección del pienso, el cruce selectivo y la reproducción controlada.
  5. Apicultura. A menudo la apicultura puede considerarse una forma de ganadería intensiva, ya que es frecuente el cruce selectivo de especies de abejas, potenciando su capacidad productora de mieles, así como brindarles azúcares e incluso bebidas gaseosas para estimular la producción de mieles dulces. Suele darse en ambientes controlados dentro de estructuras de madera diseñadas especialmente para ello.
  6. Piscicultura. La crianza de truchas y especies de peces de consumo deportivo es característica de regiones distantes del mar, ya que se cultivan estos animales en grandes estanques de crianza exclusiva, donde se controla desde los niveles de temperatura y alcalinidad del agua, hasta el tipo de alimentación que reciben para fomentar la reproducción.

Ejemplos de ganadería extensiva

vaca - ganaderia

  1. Ganadería vacuna extensiva. Se trata de crianza de ganado vacuno en largas extensiones de tierra (como en las sabanas de Norteamérica o Asia), aprovechando la vegetación de gramíneas frecuente en esas latitudes como alimento.
  2. Ganadería patagónica. La crianza y aprovechamiento del cordero patagónico en el sur de la Argentina obedece a patrones extensivos, donde el animal pastorea a su antojo por largas extensiones de tierra, desarrollando así carnes fibrosas y robustas, magras, que son muy demandadas por el paladar carnívoro local.
  3. Ganadería de camélidos. Común en Perú, Bolivia y el norte Argentino, la crianza de la llama, la vicuña y otras formas de camélidos domésticos son vitales para la obtención de carnes y lanas para la industria textil. Estos animales suelen pastorear a su antojo, incluso es posible verlos dentro de pueblos y pequeños caseríos mezclados con la población.
  4. Las granjas. En las granjas tradicionales, de producción minoritaria, los animales tales como vacas, cerdos y pollos deambulan en una suerte de ecosistema local, que les permite desarrollarse de manera ecológica, aprovechando el material de desecho para abonar la tierra y sin presencia de grandes tecnologías masivas o de alimentos diseñados genéticamente para el engorde.
  5. Ganadería de avestruces. Frecuente en Australia y Nueva Zelanda, el avestruz forma parte de las especies adaptadas a la vida de la granja, mediante un cultivo extensivo que les permite pastar y reproducirse de manera natural.
  6. Ganadería bovina y caprina doméstica. La ganadería doméstica de ovejas y cabritos es común a muchos sectores rurales de Europa, para lo cual se aprovecha el territorio circundante y se emplean pocos insumos materiales o energéticos. Se trata de un modelo de ganadería de subsistencia o de valor local.

Pueden servirte:

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Cómo citar este contenido:

Enciclopedia de Ejemplos. (2016). 10 Ejemplos de Ganadería Intensiva y Extensiva. Recuperado de: http://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-ganaderia-intensiva-y-extensiva/
Mostrar
Ocultar