10 Ejemplos de Energía Eléctrica

Energía Eléctrica

Llamamos energía eléctrica al fenómeno en el cual la diferencia de potencial eléctrico entre dos o más puntos ―es decir, la diferencia en sus cargas eléctricas― conectados por un medio transmisor (conductor eléctrico), produce una transferencia de partículas cargadas negativamente (electrones) de uno hacia el otro. Dicha carga, denominada corriente eléctrica, puede ser entonces transformada en otras formas de energía, como la calórica, la cinética, la mecánica o la lumínica.

Los materiales más adecuados para facilitar esta transmisión son, hasta ahora, los metales, dado que poseen la mayor carga de electrones libres en su estructura atómica. Es por ello que la energía eléctrica es conducida desde sus fuentes de generación hasta sus lugares de consumo mediante una red de distribución de cables metálicos (cobre) recubiertos de goma aislante.

La energía eléctrica es tenida hoy en día como una de las necesidades elementales del hombre contemporáneo, por lo que su generación y comercialización se llevan a cabo de distintas formas en el mundo entero.

Ver: La Energía en la Vida Cotidiana

Generación de energía eléctrica

Si bien existe en la naturaleza, como en las tormentas eléctricas, la energía eléctrica que el hombre utiliza a diario se genera en plantas especializadas a través de un mecanismo rotatorio capaz de generar corriente continua (una dinamo) o corriente alterna (alternador).

Dicho movimiento a su vez requiere de una inyección de energía mecánica, obtenida por lo general de grandes caídas de agua (hidroeléctrica), del paso del viento (eólica) o de la expansión de gases en una turbina, estos últimos calentados mediante combustibles fósiles, reacciones nucleares controladas u otras fuentes de calor.

Otra forma de producir electricidad es mediante reacciones electroquímicas, como las que tienen lugar dentro de las baterías o los distintos modelos de acumuladores.

Almacenamiento de energía eléctrica

pilas y baterias - energia electrica

Como tantas otras formas de energía, la eléctrica puede almacenarse en baterías o acumuladores, por lo general compuestos de sustancias químicas reactivas y átomos metálicos. La mayoría opera en base al ordenamiento de estas partículas cargadas positiva o negativamente, para propiciar un flujo de electrones aprovechable que reside en compartimientos o “celdas” de distinto tamaño.

El aprovechamiento de la energía solar, de hecho, opera empleando celdas semejantes para convertir la energía calórica de la radiación solar en una fuente aprovechable de energía eléctrica.

Ventajas y desventajas de la energía eléctrica

Este tipo de energía tan común hoy en día significó un salto hacia adelante en la industrialización del mundo y permitió el desarrollo tecnológico contemporáneo. Además, nuestro modelo de sociedad no sería sostenible sin ella. Aun así, podemos identificar en ella las siguientes ventajas y desventajas:

  • Las ventajas de la electricidad son numerosas. Se trata de una forma de energía versátil, veloz, potente, de manejo relativamente simple y que puede almacenarse durante buenos períodos de tiempo en condiciones ideales. Por otro lado, su manejo es medianamente económico, si bien su gran problema en ese sentido es la generación.
  • Otra ventaja de la energía eléctrica es que su estudio arroja conocimientos sobre la naturaleza atómica del mundo, ya que se trata junto con el magnetismo de una de las principales fuerzas que actúan en nuestro universo.
  • La principal desventaja de la electricidad, en cambio, apunta al costo de producirla, ya que no puede derivársela de la naturaleza y debe ser generada mediante el uso de combustibles (a menudo contaminantes o riesgosos) o mediante la intervención directa en la naturaleza (como la instalación de represas hidroeléctricas). Todo ello con un costo ambiental importante, incluso en el caso de las baterías, que una vez desechadas vierten su contenido de metales pesados al entorno. Sin embargo, existe una creciente demanda de energía “verde” o ecológica, proveniente de la radiación solar y la acción eólica.
  • Los riesgos comprenden la otra desventaja, ya que la acción directa de la electricidad sobre los seres vivos produce quemaduras y riesgos de shock, y es capaz de producir incendios y desastres naturales cuando no se toman las precauciones debidas en su instalación urbana. De igual forma, los tendidos eléctricos son vulnerables a los efectos climáticos y muchas veces el medio ambiente incide en apagones o caídas de la red de distribución.

Ejemplos de energía eléctrica

ciudad iluminacion - energia electrica

  1. La iluminación urbana. Uno de los grandes cambios de las épocas recientes lo impuso la energía eléctrica a la forma de concebir las ciudades, que hasta el momento eran iluminadas de noche con farolitos a gas, en el mejor de los casos. El manejo de la electricidad masificó la luz y permitió que hoy en día nuestras ciudades estén más y mejor iluminadas que antes.
  2. El encendido de los automóviles. Como todos sabemos, los automóviles operan en base a la quema de combustible (gasolina), pero para iniciar esa reacción controlada precisan de un chispazo inicial que se produce cuando hacemos girar la llave del encendido. ¿De dónde sale esa chispa? Pues de la energía eléctrica contenida en el acumulador (batería) del automóvil, que luego es recargada por el alternador y así mantiene los sistemas eléctricos andando.
  3. La activación de un electrodoméstico. Cuando encendemos la licuadora, el televisor o la computadora, estos artefactos emplean electricidad para su funcionamiento, por lo que deberán estar conectados, a través del enchufe en la pared, a la red de suministro eléctrico de nuestra ciudad. Así, la electricidad se convierte en distintas cosas: energía mecánica, energía lumínica, información, etc.
  4. Nuestro propio cuerpo. Es sabido que el cuerpo humano también funciona con dosis específicas y controladas de electricidad. Entre las neuronas, por ejemplo, hay intercambios eléctricos; los músculos son operados en base a descargas controladas que activan las células elásticas, etc. Esto no significa que podamos “cargarnos” de electricidad como las baterías; todo lo contrario: el contacto con grandes cagas eléctricas puede llevarnos a la muerte o a sufrir daños severos de todo tipo.
  5. Los desfibriladores en los hospitales. Aprovechando el conocimiento del punto anterior, en los hospitales se emplea un aparato llamado desfibrilador, que mediante descargas eléctricas controladas permite intentar poner en marcha de nuevo un corazón detenido. Esto sirve para intentar revivir a las personas en paro cardíaco y prevenir el daño a sus distintos tejidos, pero tampoco significa que, como soñaba el Doctor Frankenstein, podamos revivir a los muertos con electricidad.
  6. Los relámpagos. El ejemplo clásico de la electricidad en estado salvaje son los relámpagos que tienen lugar en una tormenta eléctrica. Se trata de descargas visibles a simple vista en forma de rayos luminosos, cuya explicación no es otra que la diferencia en la carga eléctrica entre las partículas suspendidas en las nubes de lluvia y el suelo, la cual es equilibrada violentamente a través de estas repentinas emanaciones de energía.
  7. Las baterías recargables. Una batería recargable es un acumulador diseñado para permitir la extracción y la incorporación de energía eléctrica en sus componentes químicos, mediante reacciones químicas reversibles. Así, al incorporar electricidad se generan iones cargados que, luego, pueden transmitir sus electrones al juntar los polos positivo y negativo, como cualquier acumulador ordinario.
  8. La electrólisis. Este proceso químico de laboratorio consiste en añadir electricidad a diversas reacciones o sustancias para separarlas en sus componentes integradores. Así, por ejemplo, la electrólisis del agua puede separar el oxígeno del hidrógeno, y esto permite rescatar dichos elementos para su posterior utilización industrial o experimental.
  9. La calefacción eléctrica. A través de un sistema de resistencias, por los que fluyen los electrones generando así una cuota de energía calórica, estos aparatos sirven para contrarrestar el frío sin la necesidad de consumir materia (sin combustión) ni generar subproductos tóxicos. Eso sí: la carga de energía eléctrica consumida es bastante alta en comparación.
  10. Las muchas centrales generadoras. Ya sean centrales nucleares, hidroeléctricas, eólicas, geotérmicas o de quema de combustibles fósiles como carbón y gas natural, existen en el planeta cientos de emplazamientos de generación de electricidad que alimentan a las distintas naciones. Una de las más famosas de todos los tiempos fue la de Chernóbil, en Ucrania, la cual sufrió en 1986 una importante avería y contaminó con radiación cientos de hectáreas a la redonda en lo que se denominó el Accidente de Chernóbil.

central nuclear - energia electrica

Otros tipos de energía

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "10 Ejemplos de Energía Eléctrica". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-energia-electrica/