10 Ejemplos de Diálogos Cortos

Diálogos Cortos

Un diálogo es una forma de comunicación entre dos o más personas. Si bien aquí las observamos en su forma escrita, también se llama diálogo a la comunicación oral de la vida cotidiana.

En el teatro, los actores ejecutan oralmente diálogos que encuentran su forma escrita en la literatura dramática. Los diálogos que escuchamos en el cine y la televisión también tienen su forma escrita en los guiones.

En otras formas de literatura también encontramos diálogos. Las entrevistas son una forma de diálogo que suele ocurrir en primer lugar de forma oral y que luego se incluyen de forma escrita en artículos de libros o revistas. En la literatura de ficción, los diálogos son los momentos en que los personajes toman la palabra.

Habitualmente los diálogos se marcan con un guión al principio del parlamento de cada persona. Cuando un personaje termina de hablar, se escribe punto y aparte. También pueden usarse los guiones para hacer aclaraciones sobre lo que hace el personaje mientras habla. En otros formatos, como el formato dramático, cada parlamento es precedido por el nombre del personaje que habla y dos puntos.

Partes de un diálogo

  • Los diálogos suelen tener un inicio, que suele darse con la función fática del lenguaje, con saludos o una llamada de atención a la persona con quien quiere establecerse el diálogo.
  • En los diálogos de la literatura, en cualquiera de sus formas, a continuación suele darse una introducción al tema que quiere discutirse. Los diálogos de la vida cotidiana, sin embargo, pueden no tener ninguna temática específica.
  • Luego del desarrollo del tema que quiere discutirse, los diálogos suelen cerrarse de una manera específica, como una despedida.

Ejemplos de diálogos cortos

1.

Ma Joad: Tommy, no vas a matar a nadie, ¿verdad?
Tom Joad: No, mamá, eso no. No es eso. Es sólo que, ya que de todas formas soy un forajido y tal vez pueda hacer algo. Tal vez pueda averiguar algo, buscar y tal vez descubrir qué anda mal, y luego ver si hay algo que se pueda hacer al respecto. No lo he pensado claramente, mamá. No puedo. No sé lo suficiente.
Ma Joad: ¿Cómo sabré de ti, Tommy? Podrían matarte y yo nunca lo sabría. Podrían lastimarte. ¿Cómo lo voy a saber?
Tom Joad: Bueno, tal vez sea como decía Casy. Uno no tiene un alma propia. Sólo un pedacito de un alma grande, del alma grande que nos pertenece a todos.
Ma Joad: Y entonces… ¿Entonces qué, Tom?
Tom Joad: Entonces no importa. Estaré en cualquier parte de la oscuridad. Estaré en todas partes dondequiera que pongas la mirada. Donde quiera que haya una lucha para que puedan comer los hambrientos, allí estaré. Donde haya un policía golpeando a un hombre,  allí estaré. Estaré en la manera en que los gritos de los hombres cuando se enojan. Estaré en la risa de los niños cuando tienen hambre y saben que la cena está lista. Y cuando la gente coma lo que cultiva y viva en las casas que construyó, también estaré ahí.
Ma Joad: No lo entiendo, Tom.
Tom Joad: Yo tampoco, mamá, pero es algo en lo que he estado pensando.

(Viñas de Ira, dirigida por John Ford.)

2.

Fernando: Señorita…
Francisquita: Caballero…
Fernando: Que os detenga, perdonad.
Madre de Francisquita: ¿Qué es, Francisca?
Francisquita: Nada, madre. El pañuelo que me da. Esperad, no sé si es mío.
Fernando: De que es vuestro yo doy fe.
Francisquita: ¿Está un poco descosido?
Fernando: En efecto.
Francisquita: Por ventura, ¿es de encaje?
Fernando: Sí, yo os lo fío.
Francisquita: Es el mío.
Fernando: Y un efe.
Francisquita: Francisca quiere decir.
Fernando: ¡Es muy hermosa!
Francisquita: Aunque las señas coinciden con mi pañuelo bordado, si alguna dama pregunta que si lo habéis encontrado, decidle vos que aquí vive la viuda de Coronado y que su hija lo tiene para su dueña guarda.
Fernando: Perded, señora, cuidado.
Francisquita: ¡Adiós!
Fernando: ¡Adiós!

(Doña Francisquita, Comedia lírica en tres actos. Texto de Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw.)

3.

– Buen día.
– Buen día. ¿En qué puedo ayudarla?
– Necesito dos kilos de pan, por favor.
– Dos kilos de pan. Aquí están. ¿Algo más?
– Nada más. ¿Cuánto le debo?
– Treinta pesos.
– Aquí tiene.
– Muchas gracias. Buenas tardes.
– Buenas tardes.

4.

HUMBERTO: Usted… ¿Tiene para mucho?
ARÓN: ¿Cómo?
HUMBERTO: Digo… ¿Si tiene para mucho?
ARON: No… no, media hora nada más. ¿Usted me espera a mí para terminar?
HUMBERTO: Sí…
ARON: Es que mañana tengo que entregar el balance… lo mejor será que venga más temprano y termine… si termino… ¿Usted es contratado por la empresa o el edificio?
HUMBERTO: La empresa.
ARON: (Canta el jingle de la empresa) Sugarpoint, Sugarpoint. We are all of Sugarpoint… Somos de la misma empresa…
HUMBERTO: Sí.
ARON: ¿Tiene alguien que le haga impositiva?
HUMBERTO: No.
ARON: Si quiere se la hago. El primer año gratis.
HUMBERTO: Gracias.
ARON: Vence en nueve días. ¿Casado o soltero?
HUMBERTO: Soltero.
ARON: Yo estoy casado con mi mamá. ¡Hasta mañana Humberto!
HUMBERTO: ¡Hasta mañana!… Arón.

(Fragmentos de “Rebatibles” de Norman Briski.)

5.

– Disculpe.
– Sí, dígame.
– ¿No vio por aquí un perro negro?
– Pasaron varios perros esta mañana.
– Busco uno que tiene un collar color azul.
– Ah, sí, fue en dirección al parque, hace sólo un momento.
– Muchas gracias, hasta luego.
– Hasta luego.

6.

Juan: ¿De quién es este paraguas?
Ana: No lo sé, mío no es.
Juan: ¿Alguien olvidó un paraguas en el pasillo?
Alberto: Yo no.
Diana: Yo no.
Juan: ¿Entonces quién lo dejó?
Ana: Margarita estuvo aquí más temprano. Probablemente sea de ella.
Juan: Voy a llamarla para avisarle que está aquí.

7.

—Perdonen que venga tan tarde —empezó a decir; y entonces, perdiendo de repente el dominio de sí misma, se abalanzó corriendo sobre mi esposa, le echó los brazos al cuello y rompió a llorar sobre su hombro—. ¡Ay, tengo un problema tan grande! —sollozó—. ¡Necesito tanto que alguien me ayude!
—¡Pero si es Kate Whitney! —dijo mi esposa, alzándole el velo—. ¡Qué susto me has dado, Kate! Cuando entraste no tenía ni idea de quién eras.
—No sabía qué hacer, así que me vine derecho a verte. Lo mismo de siempre. Las personas en dificultades acudían a mi mujer como los pájaros a la luz de un faro.
—Has sido muy amable viniendo. Ahora tómate un poco de vino con agua, siéntate cómodamente y cuéntanoslo todo. ¿O prefieres que mande a James a la cama?
—Oh, no, no. Necesito también el consejo y la ayuda del doctor. Se trata de Isa. No ha vuelto a casa en dos días. ¡Estoy tan preocupada por él!

(“El hombre del labio retorcido”, Arthur Conan Doyle.)

8.

– Disculpe, ese es mi asiento.
– ¿Está seguro?
– Sí, mi entrada dice fila seis, asiento doce. Es ese mismo.
– Disculpe, había visto mal mi entrada. Mi asiento es el dos. Ya le dejo su asiento.
– Muchas gracias.
– De nada.

9.

– Veo que se ha roto la vidriera, ¿eh?
– Sí, señor – dijo éste, muy preocupado con darle el cambio, y sin hacer mucho caso de Valentin.
Valentin, en silencio, añadió una propina considerable. Ante esto, el camarero se puso comunicativo:
– Sí, señor; una cosa increíble.
– ¿De verdad? Cuéntenos usted cómo fue – dijo el detective, como sin darle mucha importancia.
– Verá usted: entraron dos curas, dos párrocos forasteros de ésos que andan ahora por aquí. Pidieron alguna cosilla de comer, comieron muy quietecitos, uno de ellos pagó y se salió. El otro iba a salir también, cuando yo advertí que me habían pagado el triple de lo debido. «Oiga usted (le dije a mi hombre, que ya iba por la puerta), me han pagado ustedes más de la cuenta. » «¿Ah?», me contestó con mucha indiferencia. «Sí», le dije, y le enseñé la nota… Bueno, lo que pasó es inexplicable.
– ¿Por qué?
– Porque yo hubiera jurado por la santísima Biblia que había escrito en la nota cuatro chelines, y me encontré ahora con la cifra de catorce chelines.
– ¿Y después? – dijo Valentin lentamente, pero con los ojos llameantes.
– Después, el párroco que estaba en la puerta me dijo muy tranquilamente: «Lamento enredarle a usted sus cuentas; pero es que voy a pagar por la vidriera.» «Qué vidriera?» «La que ahora mismo voy a romper»; y descargó allí la sombrilla.

(“La cruz azul”, G. K. Chesterton.)

10.

– ¿Hola?
– Hola, soy Juan.
– Hola, Juan, ¿cómo estás?
– Bien, gracias. ¿Podría hablar con Julia? No consigo comunicarme con su teléfono.
– Me dijo que su teléfono se quedó sin batería. Ya te paso con ella.
– Muchas gracias.
– De nada.

Pueden servirte:

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Cómo citar este contenido:

Enciclopedia de Ejemplos. (2016). 10 Ejemplos de Diálogos Cortos. Recuperado de: http://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-dialogos-cortos/
Mostrar
Ocultar