10 Ejemplos de Ciencias Exactas

Ciencias exactas

Las ciencias exactas son aquellas ciencias que producen conocimiento científico a partir de modelos teóricos aplicados, empíricos, cuantificables, por lo general experimentales, que se basan en los pasos del método científico y en la objetividad como los mecanismos para comprender sus diferentes áreas de estudio.

Las ciencias exactas son conocidas también como ciencias puras, ciencias duras o ciencias fundamentales.

Se las distingue de las llamadas ciencias blandas o ciencias humanas, cuyos ejes de estudio se sostienen en la conjetura, el análisis cualitativo y experimentos que arrojan resultados inciertos, no predictivos.

No se trata de una clasificación universal ni determinante de las ciencias, sino que usualmente estos términos -duras, puras, exactas- se emplean un poco coloquialmente para discernir ciertos campos del saber. De hecho, ninguna ciencia contemporánea abraza o pretende paradigmas de exactitud o de verdad inmutable, sin importar los métodos y aproximaciones en que se sustente.

Ni siquiera las ciencias naturales o experimentales pueden considerarse ciencias realmente exactas actualmente. Aun así, este término es de uso común para distinguir a menudo peyorativamente entre campos más formales de la práctica científica y otros menos estrictos o menos reconocidos como tales. 

Ver además: Ejemplos de Ciencias Naturales en la Vida Cotidiana

Ejemplos de ciencias exactas

ciencias exactas - matematicas

  1. Matemática. Dado que opera en base a un conjunto de relaciones, signos y proporciones de índole lógica y abstracta, la matemática en tanto ciencia formal echa mano a métodos exactos y determinados, repetibles y deducibles, más o menos experimentales. Se la considera el epítome de las ciencias formales, ya que muchas otras, como la física, se sirven de ella para establecer su lectura del mundo.
  2. Física. A menudo entendida como matemática aplicada a la descripción de los fenómenos y fuerzas que ocurren en la realidad circundante, se fundamenta en la aspiración de una medición formal y descripción teórica del universo. Para ello emplea la experimentación, la observación y numerosos instrumentos, si bien en algunas variantes como la física cuántica e incluso la astrofísica, el grado de incertidumbre y de conjetura es muchísimo mayor.
  3. Química. Estudia el funcionamiento de la materia y las relaciones atómicas en ella, la química emprende la experimentación como un modo de demostrar con más o menos exactitud un conjunto de sus principios teóricos fundamentales, replicables en laboratorio y con numerosas aplicaciones cotidianas demostrables.
  4. Geología. Interesada en la formación y origen de los diversos elementos que componen la Tierra, esta ciencia exacta se sirve de otras como la química y la física para obtener resultados demostrables, experimentales y acompañados de una formulación teórica respecto a las capas del subsuelo y los procesos por ella experimentados. Sin embargo, es posible que haya cierto margen de especulación en la recomposición histórica de los sustratos que formaron el planeta.
  5. Biología. El estudio de la vida es, también, un campo sumamente apegado a los principios del método científico que proponen la observación, el examen, la hipótesis y la reproducción experimental para comprobar la exactitud de lo supuesto. En ese sentido, la biología se hermana con otras ciencias naturales en su aproximación al mundo de lo vivo en sus distintos posibles escenarios.
  6. Bioquímica. De la mano de la química y la biología, esta ciencia se centra en el entendimiento de los procesos químicos de la materia viviente, y para ello la exactitud es siempre una pretensión importante. El estudio detallado de las relaciones moleculares que permiten la vida conlleva la apertura de campos de intervención y experimentación mucho más complejos y de resultados demostrables.
  7. Farmacología. Un paso más delante de la bioquímica y de la mano de la medicina, la farmacología pretende la mayor exactitud posible en la intervención del cuerpo humano con diversos compuestos de origen natural y artificial, en pro de generarle bienestar y la curación de males y enfermedades.
  8. Computación. Producto de la aplicación de la matemática en la elaboración compleja de sistemas lógicos, es una ciencia exacta en tanto sus resultados sean predecibles: pueden construirse sistemas que lleven a cabo tareas de manera comprobable y demostrable, muy cercanos a la exactitud (si bien muchas experiencias computacionales acusen un irremediable margen de error en la mayoría de los sistemas, como cualquier usuario de Windows lo sabe).
  9. Oceanografía. La ciencia que investiga la composición de las aguas y fondos de los mares y océanos, echa mano a la biología y la química para comprender los procesos bióticos y físicoquímicos que ocurren en dichas zonas puntuales. En esa medida, sus estudios son reproducibles en laboratorio y comprobables fácticamente.
  10. Medicina. Combinación de otras ciencias exactas aplicadas a la lógica y funcionamiento de los distintos órganos y tejidos del cuerpo humano, con la pretensión de aliviar sus males y enfermedades, así como reparar en la medida de lo posible sus daños y traumatismos, aspira a un margen importante de exactitud, ya que de ello dependen vidas humanas.

Puede servirte

Pueden servirte:

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Cómo citar este contenido:

Enciclopedia de Ejemplos. (2016). 10 Ejemplos de Ciencias Exactas. Recuperado de: http://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-ciencias-exactas/
Mostrar
Ocultar