10 Ejemplos de Agricultura Intensiva y Extensiva

Agricultura Intensiva y Extensiva

La agricultura se enfrenta en los tiempos modernos con grandes desafíos en cuanto a ecología, sustentabilidad y cantidad de producción, frente a una población humana que no para de crecer año tras año. Y de estas consideraciones provienen los conceptos opuestos de agricultura intensiva y agricultura extensiva.

La agricultura intensiva, en primer lugar, es aquella que tiene como meta incrementar sus niveles de producción al máximo, a través del empleo de la tecnología, de abonos y químicos, y normalmente de una extensión de territorio limitada, ya que parte del máximo aprovechamiento del espacio posible. Su forma extrema es la agricultura sin suelo.

La agricultura extensiva, en cambio, posee una cantidad total de producción muy inferior, a pesar de darse sobre superficies más extensas y con mayor mano de obra, pero mediante procesos más amigables con el medio ambiente que a menudo pueden, en los casos en que no se emplean productos químicos, ser catalogada de ecológica.

Normalmente, este tipo de agricultura depende de las condiciones del entorno y de los ciclos climáticos, y en los países en vías de desarrollo puede estar asociada a sectores productivos deprimidos y de bajos recursos.

Puede servirte: Ejemplos de Ganadería Intensiva y Extensiva

Diferencias entre agricultura intensiva y extensiva

La principal diferencia tiene que ver con la producción, que mucho mayor en la intensiva que en la extensiva, si bien lo son también los impactos en el medio ambiente y en la naturaleza de los productos obtenidos.

La agricultura intensiva opera más al ritmo de la demanda de bienes alimenticios, aprovechando pequeñas extensiones de terreno (algunas veces ni siquiera necesita suelo) y valiéndose de pesticidas, abonos químicos, semillas de bioingeniería y, normalmente, emprendiendo cultivos sucesivos de una misma variedad vegetal (monocultivos) que suelen conducir al agotamiento del suelo.

La agricultura extensiva recurre a los ciclos propios del territorio en donde opera, lo cual a menudo se combina con actividades de tipo pecuaria (ganadería, pastoreo), pero está siempre sujetos al clima y las condiciones del suelo, que pueden ser desfavorables y mermar sus procesos. Sin embargo, los productos obtenidos de esta manera suelen considerarse más saludables, ya que incluyen una menor (o nula) carga de químicos y agrotóxicos, así como más sustentables, ya que alternan las especies vegetales y así no agotan el suelo.

Por último, la agricultura intensiva requiere de mayores inversiones en materia de energía (electricidad), recursos (agua) y tecnología, mientras que la extensiva depende de los ciclos hidrológicos naturales.

Ejemplos de agricultura intensiva

  1. Monocultivos masivos. Como los cultivos de trigo, maíz y cebada en las llanuras norteamericanas, o la soja en las argentinas, se trata de monocultivos de mucha rentabilidad destinados tanto al consumo interno como a la exportación y que a pesar de estar altamente mecanizados, producen daños ambientales y empobrecen la especie al preferir siempre semillas de bioingeniería y usar agrotóxicos (abonos, pesticidas, etc.).
  2. Agricultura de invernadero. Se llama invernadero a lugares cerrados y de condiciones climáticas controladas, por lo general transparentes para permitir la entrada de la luz solar pero impedir la dispersión del calor. Son largamente empleados para el cultivo intensivo de ciertas especies vegetales, aprovechando el clima simulado para potenciar su productividad.
  3. Agricultura hidropónica. En ella se emplean soluciones minerales para cultivar las plantas, en lugar de suelo propiamente. A veces se emplea una materia inerte como soporte de las plantas, otras veces directamente el agua, en la cual se vierten las sustancias necesarias para el crecimiento vegetal.
  4. Agricultura de regadío. Empleando sistemas automatizados de riego, se mantienen niveles de humedad propicios para el cultivo de algunas pocas variantes vegetales, permitiendo así suministrar constantemente estos alimentos sin necesidad de coordinar las temporadas de lluvia y sequía.
  5. Cultivos florales comerciales. La industria de las flores también tiene su variante intensiva, a través de vastos rosedales, plantaciones de girasol u otras flores muy codiciadas, tanto para arreglos estéticos como para labores de perfumería. Esto incluye cultivos aromáticos, como el de la lavanda, que exigen la preparación constante de los suelos para apresurar la floración y de las plagas para evitar que la arruinen.

Ejemplos de agricultura extensiva

  1. La finca. Agrupando actividades pecuarias (ganadería vacuna, porcina, aviar) con la agricultura, este modelo de desarrollo aprovecha el abono natural de los animales y los residuos vegetales de la cosecha como alimento, para apuntar a una suerte de ecosistema artificial en donde diversos procesos se retroalimenten.
  2. Agricultura del secano. Dado su escaso margen de precipitaciones o de hidrografía conveniente, este tipo de cultivos suele preferir los frutos de invierno, que coinciden con la época de mayor humedad (trigo, cebada, centeno), ya que sólo se emplea esta fuente de agua natural.
  3. Sembradíos de arroz en Asia. Los más grandes productores de este grano en el mundo son los países asiáticos, sobre todo China e India, y lo llevan a cabo en largos humedales que requieren mucha mano de obra y relativamente poca intervención mecanizada. A pesar de ello, la producción de arroz china alcanzó en 2010 las casi 200 millones de toneladas.
  4. La agricultura de subsistencia. Un ejemplo quizá un poco extremo, ya que el sembradío, conuco o huerto familiar provee apenas lo suficiente para que subsista una familia y cambie o venda el excedente con sus vecinos. Es quizá el punto agrícola más alejado de las necesidades del mercado mundial de la alimentación y por lo tanto no requiere casi intervención tecnológica ni insumos.
  5. Los sembradíos ecológicos. Se trata de variantes de la agricultura extensiva cuyo cometido es prescindir de todo tipo de contaminantes y maquinarias, apostando por productos lo más naturales posible, que en lugar de volumen ofrezcan al mercado calidad alimentaria.

Pueden servirte:

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Cómo citar este contenido:

Enciclopedia de Ejemplos. (2016). 10 Ejemplos de Agricultura Intensiva y Extensiva. Recuperado de: http://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-agricultura-intensiva-y-extensiva/
Mostrar
Ocultar